Logo con las siglas del Partido Socialista Obrero Español.
Cuadrado rojo con letras PSOE en blanco. Símbolo del partido. Cuadrado rojo con un puño y una rosa en blanco.

Secciones
Servicios

Agenda para una recuperación justa

Empleo con derechos

Compromiso con la ciencia

Nuestra propuesta de reforma constitucional

inscribete para votar

CAUSA "Ganarse otra democracia"

Entrevista a Jaume d'Urgell

Entra en la noticia para acceder una nueva entrevista sobre cuestiones relacionadas con cambios en la democracia y en el Partido del ciclo CAUSA “Ganarse otra democracia"
08/10/13
  • Del·licious
  • Meneame
  • Facebook
  • Twitter
  • GoogleBookMarks
  • Imprime
  • Comparte
Votar:

Votar:

 

Militante socialista, informático, masón y activista. Nacido en Barcelona, ha vivido más de diez años en Madrid y desde 2011 reside en Bilbao. Autor de “Cuentos imperfectos”, relato breve (Madrid, 2003); “El final del túnel”, novela (Madrid, 2004); “Ayer”, poesía (Madrid, 2004); “Estamos en el aire”, novela (Madrid, 2005). Es presidente honorífico de la Agrupación de Retórica y Elocuencia del Ateneo de Madrid, miembro del jurado de los Premios Nicolás Salmerón de Derechos Humanos y presidente de la Fundación Internacional de Derechos Humanos. Coordinador del Grupo LGTB de Bizkaia 

 

1. Como fiel activista de los Derechos Humanos, ¿Qué opinas de la intención del Partido Popular acerca de la supresión de los Defensores del Pueblo autonómicos?

Es una muy mala noticia, porque se trata de un nuevo recorte presupuestario, profundamente antisocial, que no hace sino alejar todavía más a las instituciones públicas de la ciudadanía a la que deben servir y de cuya voluntad democrática emana su razón de ser. Es un paso más, que obedece a la estrategia de recentralización del Estado impulsada por el Partido Popular. Una estrategia que conculca el espíritu del consenso que alumbró los pactos que dieron lugar a la Constitución Española de 1978, y que define a España como lo que es: un Estado de autonomías, basado en los valores de la convivencia y la solidaridad.

Además, también en este caso, la administración Rajoy se vale de falacias y medias verdades para justificar su decisión: alegan que se trataría de “adelgazar el peso de las Administraciones, suprimiendo duplicidades competenciales”, pero tal afirmación es radicalmente incierta, puesto que desde hace años existen acuerdos de armonización del funcionamiento entre la Defensoría del Pueblo de ámbito nacional y las de cada Comunidad Autónoma, de suerte que su labor es más eficiente, rápida y sin duplicidad. Cuando el Defensor del Pueblo de España recibe una petición que versa sobre un presunto atropello a los derechos de la ciudadanía por parte de una administración autonómica, lo remite a su homólogo en dicho territorio, y lo mismo sucede en el sentido inverso: cada institución se encarga de su ámbito y solo de su ámbito, mejorando en cercanía, velocidad y especialización.
Resultaría imposible —o muy difícil—, que la oficina del Defensor del Pueblo conociera en detalle el funcionamiento y la legislación de todas y cada una de las Comunidades Autónomas. Así, redistribuyendo funciones y competencias, no solo no se incurre en duplicidades, sino que se brinda el mejor, más específico y cercano servicio a la ciudadanía. Esta institución funciona bien y en proporción, su coste es muy bajo.
Las mujeres y hombres del Partido Socialista Obrero Español tenemos una extensa trayectoria en protección de los derechos ciudadanos frente a los abusos del poder, una trayectoria que parte desde los primeros días del partido, de modo ininterrumpido, durante más de 134 años. Hoy más que nunca, también en este caso: corresponde al PSOE hacer todo cuanto se encuentre en su mano para evitar este nuevo recorte del derecho a la protección de los derechos.

2. ¿Qué propuestas crees que debería estudiar el PSOE en materia de lucha contra la corrupción?

Es un asunto complejo, que requiere una respuesta seria y mesurada, porque la tentación a ceder con fuerza y ejemplaridad ante la indignación de buena parte de la ciudadanía, sin duda, terminaría por conculcar los derechos y garantías debidas en todo proceso. Singularmente, conviene equilibrar entre el respeto a la presunción de inocencia y la necesidad de apartar de las Instituciones Públicas a quienes solo pretenden servirse de ellas con intereses inconfesables y al margen de la ley.
Hay mucho por hacer, empezando por:

1. Dotar de más medios y respetar la independencia de actuación de los servicios jurídicos y policiales encargados de combatir la corrupción y hacer cumplir las leyes, siempre, eso sí: con entero respeto a la ley y a la Constitución;

2. Es necesario hacer pedagogía democrática. Hemos de explicar cómo funcionan las cosas públicas, educar a la ciudadanía en el respeto y el apego a sus propias cosas. Luchar contra la cultura del pelotazo y el individualismo extremo, para reducir el desprecio hacia lo público; y

3. Luz y cristal. Todo lo público debe ser transparente. Toda actividad ilícita requiere de silencio y oscuridad… bien, acabemos con el silencio y la oscuridad, y evitaremos buena parte de los abusos.

3. ¿Crees que el derecho a la información que puede ofrecer la futura Ley de transparencia debería ser un derecho fundamental de los ciudadanos?
Sí, sin duda. Y esto guarda estrecha relación con lo anterior. Todos tenemos derecho a conocer qué ocurre con nuestras cosas… con las cosas públicas, que a todo el mundo atañen. ¿Límites? Los mínimos, justo para garantizar la seguridad esencial y velar por la privacidad de todo ser humano. Pero cuando se trata de asuntos públicos, la transparencia debería ser la norma.

4. El PSOE está construyendo un proyecto cargado de ideas y propuestas. ¿Qué otras iniciativas podría llevar a cabo para afianzar su identidad política en este momento?
Dar la palabra a la militancia y a la ciudadanía. Saber escuchar. Un partido que escucha con respeto y humildad, es una organización viva, un instrumento útil, al servicio de la ciudadanía.

5. ¿Qué crees que puede aportar la sectorialización del partido?
La sectorialización de la actividad del partido socialista aporta: equilibrio, diversidad y experiencia. Es la mejor forma de lograr que todo el mundo pueda participar en libertad, concentrando las líneas de actuación política en la resolución de los problemas que realmente responden a las necesidades de la ciudadanía.

La historia reciente es la mejor prueba de eso: muchos de los logros políticos, la consecución de hitos democráticos, el reconocimiento y la consolidación de nuevos derechos que ha liderado el Partido Socialista Obrero Español son la respuesta concreta a la labor diaria de muchísimas personas, organizadas para participar e intervenir decisivamente en la vida pública, a través de los instrumentos de participación ciudadana que representan las sectoriales del PSOE.
Un partido que escucha, un partido que se organiza para escuchar y que mantiene abiertas las puertas a la participación de las legítimas protestas, propuestas y aspiraciones que emanan de la sociedad civil, es un partido que sirve mejor al conjunto de la ciudadanía. Nada mejor que la organización sectorial para dar cauce a esas vías de participación recíproca e interactiva.

 

Etiquetas relacionadas:

CAUSA "Ganarse otra democracia"

barrafooter

w3cPSOE - CEF © Ferraz, 70. Madrid. Tel. 91 582 04 44 infopsoe@psoe.es
AVISO LEGAL Optimizado a 1024 x 800 píxeles | Mapa Web | Contacto
POLITICA DE PRIVACIDAD

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Youtube
  • Flickr
  • SoundCloud