Logo con las siglas del Partido Socialista Obrero Español.
Cuadrado rojo con letras PSOE en blanco. Símbolo del partido. Cuadrado rojo con un puño y una rosa en blanco.

Secciones
Servicios

Conferencia Pol?tica - Propuestas para el Cambio

Sincroniza tu Agenda con la del PSOE

Ir a Tu Tienda PSOE

Ingreso M?nimo Vital

La plantilla de trabajadores valencianos se ha duplicado en los últimos diez años

En municipios del «boom» urbanístico, como Calp, la Pobla de Vallbona y Orpesa, la plantilla se ha incrementado entre un 350 y un 600 por cien
29/12/09
  • Del·licious
  • Meneame
  • Facebook
  • Twitter
  • GoogleBookMarks
  • Imprime
  • Comparte
Votar:

Votar:

Los ayuntamientos valencianos han disparado en los últimos diez años la partida de gastos destinada a abonar las nóminas a sus funcionarios y personal laboral. Durante la época de bonanza económica y el incremento de la población por la llegada de inmigrantes han sido muchos los consistorios que han elevado la plantilla de trabajadores para seguir prestando los servicios básicos, pero ahora, con la reducción de ingresos que ha generado la crisis, se cuentan por decenas los gobiernos locales que están a un paso de no poder hacer frente a las nóminas. En los casos más graves se han tenido que abrir procesos para despedir a trabajadores.


Una comparativa de los presupuestos municipales de hace diez años con los de 2008 y el presente 2009 revela que, en la inmensa mayoría de los ayuntamientos de la Comunitat Valenciana, la partida del Capítulo 1 de gastos, destinada a pagar las nóminas, se ha duplicado. En aquellos municipios que experimentaron el auge de la construcción y la promoción inmobiliaria la subida es mucho mayor. En el caso de Calp, en la Marina Alta, la Pobla de Vallbona, en el Camp de Túria, o en Orpesa, en la Plana Alta, hacer frente a la gestión municipal y posteriormente ofrecer los servicios que los ciudadanos demandan ha llevado a espectaculares incrementos que han supuesto multiplicar por cinco, e incluso por seis, la plantilla. Bien es cierto que, paralelamente, también ha ido subiendo el presupuesto municipal.


Aun así, y salvo algunas excepciones, en la última década el porcentaje de la partida destinada a personal se ha ido incrementando en los presupuestos de los municipios valencianos. Eso ha ocurrido incluso en grandes ciudades, como Valencia, Alicante, Castelló y Elx, aunque en esos casos está muy lejos de alcanzar la mitad de los ingresos, como sí ocurre en otras ciudades que ahora, con la reducción de ingresos, se ven obligadas a tomar medidas drásticas.


Los alcaldes explican que, en los últimos años, al mayor volumen de gestión se ha unido el incremento poblacional y la asunción de competencias que correspondían a otras administraciones. En este último caso está el de seguridad. Son muchos los gobiernos locales que ha creado plantillas de policía local o han elevado el número de agentes ante la presión ciudadana, que exige más seguridad en las calles. De la misma manera, se ha tenido que contratar personal para el mantenimiento de otros servicios públicos, como los centros culturales y deportivos, un aspecto al que ningún ayuntamiento ha querido renunciar aunque eso le supusiera un considerable incremento en la carga salarial a la que debe hacer frente cada mes.


En ese sentido, son numerosos los casos, como el ocurrido en la localidad de Albaida, en que los técnicos municipales han advertido a los alcaldes del riesgo de seguir engordando la factura de las nóminas por la imposibilidad de encontrar ingresos con los que hacer frente al pago.


En la misma línea se pronunció el alcalde de Xàtiva y presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, cuando recriminó a los alcaldes, «sean del color político que sean», que crean infraestructuras o ponen en marcha servicios para los ciudadanos que después resulta imposible mantener económicamente. Rus advirtió de que, lo lógico y lo deseable, sería que los municipios pequeños o con escasos ingresos mancomunen instalaciones de uso conjunto, especialmente en aquellas localidades cercanas.


El ejemplo de compartir servicios, sin embargo, no cunde entre los alcaldes valencianos que, en vez de eso, han optado por mantener o incrementar los impuestos, e incluso de inventarse tasas, para poder cuadrar los presupuestos y hacer frente a las obligaciones económicas con sus plantillas de trabajadores.


El resultado de esa situación hace que, en la comarca de la ribera, los gastos de personal de los ayuntamientos se hayan disparado en los últimos años pese a la caída de ingresos, especialmente los derivados de los impuestos de la construcción. Entre los municipios más poblados de la comarca, todos ellos gobernados por el PP excepto el de Sueca, que preside el Bloc, los gastos de la plantilla municipal se llevan prácticamente la mitad del presupuesto. En Cullera los gastos de personal han aumentado de 9 a 14,5 millones, un 61%, en diez años.


En Benifaió, localidad de 12.119, habitantes, el gasto de personal se ha duplicado en este período al pasar de 2,4 millones a 5 en 2009, mientras el presupuesto aumentaba de 6 millones a diez.
También ha aumentado de forma significativa en esta década la partida para nóminas en otros de los municipios más poblados de la Ribera, como Alzira, Sueca, Carcaixent o Algemesí.


En la Safor se da la paradoja de que el principal ayuntamiento de la comarca, Gandia, ha visto reducido en los últimos diez años el porcentaje del presupuesto destinado a personal, situándose en 2009 en el 21,4% del total. En cambio, Oliva, la segunda ciudad de la Safor, esa partida se ha incrementado un 15% en la última década y ahora obliga a destinar casi la mitad del presupuesto anual.


En el Camp de Túria, Llíria y Riba-roja se llevan la palma en dinero gastado en el capítulo de personal y en el porcentaje total que esta partida supone para los presupuestos. Riba-roja destinó este año 12.480.000 euros para pagar los sueldos de sus empleados. Esta cifra es un 2,05% menor que en 2008 y representó el 51,2% de los gastos en las cuentas municipales del pasado año.


En Llíria, la capital de la comarca, el equipo de Gobierno local ha destinado en 2009 el 51% de sus gastos a la partida de personal (9,5 millones de euros). El incremento del dinero para pagar sueldos municipales respecto a 2008 ha sido notable, y ha vuelto a subir unos 100.000 euros en los presupuestos para 2010.


En la Pobla de Vallbona y l´Eliana, a pesar de la crisis y de las rebajas en los presupuestos, los gastos en personal siguen aumentando. Sobre todo en la Pobla de Vallbona, que en 2009 ha destinado el 29,9% de sus gastos a la partida de personal, y que en 2010 gastará el 43,4%. Y eso que apenas son 70.000 euros más la diferencia entre un año y otro, pero es que la cifra total de gastos es de 7 millones menos que el año anterior.


En la Vall d´Albaida, el caso más extremo de desajuste presupuestario de se da en Albaida, donde el Gobierno local del PP ha disparado la nómina del ayuntamiento un 40% hasta 2008 pese a que los ingresos por impuestos han descendido. Los gastos de personal en Albaida fueron de 2,2 millones en 2005 y pasaron a ser de 3,5 millones en 2008, pese a que la recaudación se redujo en un 5%.


En l´Horta, la mayoría de ayuntamientos han duplicado el gasto de personal en la última década, pero en Paterna en 1999 el capítulo que se destinaba a ese fin era de nueve millones de euros, lo que significaba el 41% del total, mientras que la actualidad el pago de salarios cuesta 19 millones, lo que significa el 29% del total. Otros municipios de tamaño medio, como Sedaví o la Pobla de Farnals, también han duplicado el pago de nóminas, mientras que Foios o Albuxech incluso han llegado a triplicar la partida. El caso más significativo es Albal, donde la cifra ha pasado de 1,9 a 5,6 millones de euros, si bien el porcentaje sobre el total del presupuesto es menor.


En la Marina Alta, una de las comarcas que experimentó el boom urbanístico, es habitual encontrarse con municipios donde el incremento de la plantilla de trabajadores, y consiguientemente de la partida económica para abonar sus salarios, se ha multiplicado por varios enteros. A Calp se unen Pego o Xàbia, pero también en municipios pequeños se ha tenido que disparar el gasto destinado a ese fin.


  • jpg
  • jpg
  • jpg
barrafooter

w3cPSOE - CEF © Ferraz, 70. Madrid. Tel. 91 582 04 44 infopsoe@psoe.es
AVISO LEGAL Optimizado a 1024 x 800 píxeles | Mapa Web | Contacto
POLITICA DE PRIVACIDAD

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Youtube
  • Flickr
  • SoundCloud