Logo con las siglas del Partido Socialista Obrero Español.
Cuadrado rojo con letras PSOE en blanco. Símbolo del partido. Cuadrado rojo con un puño y una rosa en blanco.

Secciones
Servicios

Conferencia Política - Propuestas para el Cambio

Sincroniza tu Agenda con la del PSOE

Ir a Tu Tienda PSOE

Suscribete a los boletines del PSOE

Pedro Gomez. Militante Socialista
Pedro Gomez. Militante Socialista
Foro Castelló XXI

Soñar es gratis

Me recuerda la fábula del rey desnudo. Es a propósito de la Crisis, con mayúscula, de nuestro partido socialista. Mucho hablar, los que tienen voz y se les oye, de lo que necesita, con palabras tan grandes como huecas, ‘el bien de España’, ‘lo primero, la gente’, ‘recuperar la calle’, ‘ahora toca pensar’, ‘ganar el futuro’… y no se dan cuenta, o sí −y no se atreven a hablar de su desnudez−, de que los problemas, y sus vías de solución, los tenemos delante de nuestras narices, mostrados también con letras mayúsculas: P.S.O.E.
31/12/16 - Levante
  • Del·licious
  • Meneame
  • Facebook
  • Twitter
  • GoogleBookMarks
  • Imprime
  • Comparte
Votar:

Votar:

Me recuerda la fábula del rey desnudo. Es a propósito de la Crisis, con mayúscula, de nuestro partido socialista. Mucho hablar, los que tienen voz y se les oye, de lo que necesita, con palabras tan grandes como huecas, ‘el bien de España’, ‘lo primero, la gente’, ‘recuperar la calle’, ‘ahora toca pensar’, ‘ganar el futuro’… y no se dan cuenta, o sí −y no se atreven a hablar de su desnudez−, de que los problemas, y sus vías de solución, los tenemos delante de nuestras narices, mostrados también con letras mayúsculas: P.S.O.E.

No quisiera dármelas de fatuo, ni están estas líneas escritas con afán exclusivista ni mucho menos categorizador. Tengo, como dice V. Camps, mis dudas, pero también mis pequeñas convicciones. Ahí van:

P: Partido. La organización política del partido está caduca, y su fecha de caducidad hace años que pasó. Posiblemente sea el primero y más contundente de los problemas que padecemos y, sin duda, es el que tira de todos los demás. Por eso tenemos que hablar de la absoluta necesidad de conformar otro modelo de partido, en el que los liderazgos, a todos los niveles, emerjan y se consoliden, por encima de todo, por las cualidades intelectuales, profesionales y políticas de las personas, y no sólo por el sistema de cooptación establecido a través del ejercicio del poder institucional. Líderes con alta formación, reconocidos y valorados, ante todo, en su ámbito profesional, con proyectos contrastables, con la experiencia necesaria en la gestión de equipos y políticas públicas. Personas que no hagan de la política su profesión, ni que medren en su profesión acunados en la política. Por tanto: primarias abiertas, con equipo, proyecto y currículum; limitación de mandatos; se acabaron las puertas giratorias, los cargos vitalicios…

Y necesitamos afiliados con más cultura política. Hace mucho que dejó de importar la formación de la gente del partido, y así nos va. Sin buenos mimbres no puede haber buenos cestos. La política, querámoslo o no, es cosa de élites, en el sentido gramsciano, de los mejores. También en el ámbito de los comportamientos. Y se requiere, además, dar a los afiliados más poder de decisión.  ¿Cómo conseguirlo? La afiliación es un derecho que debe ganarse día a día. Vuelta al padrinazgo, y mecanismos para evitar la perversión de las afiliaciones sectarias interesadas. Consultas directas para tomar decisiones importantes, sin caer en un obsoleto asamblearismo. Y formación, obligatoria.

S: Socialista. Sabemos las dificultades que atraviesan las socialdemocracias para responder a los grandes retos del nuevo siglo: poder absoluto del neoliberalismo, mercantil y financiero, crisis de valores y desafección de la política, corrupción, brecha social, nacionalismos de ultraderecha, deriva ecológica, movimientos de poblaciones, violencia… Necesitamos un partido socialista contundente ante todos estos retos, intransigente e incompatible con las políticas conservadoras, vengan de donde vengan; beligerante y defensor a ultranza de los derechos constitucionales, humanos; modelo de comportamiento ético; riguroso en el cumplimiento de la ley, decididamente volcado en la defensa y mejora de las libertades individuales y colectivas y en la compensación de las desigualdades. Ni un minuto cómplice por activa o por pasiva de gobiernos conservadores, ni actuar de salvavidas, por muy encrespado que esté el mar.

O: Obrero. El partido socialista nació obrero en una sociedad de obreros y patronos. Ahora, ni los viejos sindicatos de clase lo son, y el partido socialista se ha quedado huérfano. El reducto de apoyo social que queda es muy escaso y, con todos los respetos, manifiestamente mejorable. Por eso el nuevo partido socialista ha de dejar de ser ‘obrero’ para ser un partido en el que el que tiene un salario, el que lo busca, el que lo ha perdido, el autónomo, el empleado público, el estudiante, el pensionista, todos ellos, vean en él un claro referente. Las políticas económicas y laborales han de ir dirigidas a lograrlo.

E: Español. Si faltaba algo para complicar más el panorama, aquí lo tenemos: español. El partido socialista continua anclado en una concepción del modelo territorial surgido de/en un periodo histórico que es ahora a todas luces insuficiente y anquilosado, a la vez que poco eficaz. Para superar el Estado de las Autonomías se habla del modelo federal, pero con la boca pequeña. Aún queda mucho españolismo trasnochado por estas tierras. Decididamente, el partido socialista ha de avanzar hacia una nueva concepción del Estado plurinacional, con propuestas claras. Hacia una nueva Constitución donde el Estado, federal, lo es desde los pequeños gobiernos locales, con  una administración central con las competencias justas e imprescindibles.

Espero que en un próximo Congreso, después de los turrones, y con un plebiscito previo de Primarias, tengamos ocasión de valorar y decidir quién es el candidato que con mayor brío y credibilidad asume y apuesta por dirigir el renacimiento del nuevo partido socialista con las pautas expresadas. Difícil cuestión, pues daría por tierra el principio de R. Mitchell sobre la ‘ley de hierro de la oligarquía’, y su incapacidad para liberarse de las aristocracias, pues son ellas mismas las que, hoy por hoy, tienen las riendas del poder en el partido. 


Otras Noticias

Grup Municipal Socialista. - Mediterráneo. 21/02/17

Carnestoltes vinga voltes

Com cada any ja arriba Carnestoltes al Grau, aquest any 24, 25 i 26 febrer, amb tres dies plens d’activitats per a tots els públics.

Grupo Municipal Socialista. - Mediterráneo. 28/01/17

Inversiones útiles

Tres infraestructuras han resultado fundamentales para minimizar el efecto del temporal. Son inversiones que muchas veces son invisibles para los ciudadanos, pero que mejoran de forma directa la calid...

Grupo Municipal Socialista. - Mediterráneo. 14/01/17

El turismo, un sector estratégico

Castellón debe aprovechar el escaparate de Fitur para dar a conocer sus atractivos.

  • jpg
  • jpg
  • jpg
barrafooter

w3cPSOE - CEF © Ferraz, 70. Madrid. Tel. 91 582 04 44 infopsoe@psoe.es
AVISO LEGAL Optimizado a 1024 x 800 píxeles | Mapa Web | Contacto

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Youtube
  • Flickr
  • RedBlog
  • VoluntariosRed
  • RSS
  • SoundCloud