Logo con las siglas del Partido Socialista Obrero Español.
Cuadrado rojo con letras PSOE en blanco. Símbolo del partido. Cuadrado rojo con un puño y una rosa en blanco.

El País

10 claves sobre las elecciones reñidas

Reino Unido acude a las urnas con los dos principales partidos técnicamente empatados y la perspectiva de complejas negociaciones para lograr un Gobierno sólido

. ¿Están las elecciones tan ajustadas como dicen?

Sí. A no ser que todas la encuestas se equivoquen o que haya un giro brusco de última hora. Según el sumatorio de encuestas de la BBC, la situación a día de hoy es la siguiente: 34% del voto para los conservadores; 33% para los laboristas; 14% para UKIP; 8% para los liberales-demócratas; 5% para los Verdes; 6% para otros. La traducción a escaños, según la web May2015, sería esta: conservadores, 273; laboristas, 268; SNP, 56; liberales-demócratas, 28; UKIP, 2; Verdes, 1.

2. ¿Cuántos escaños se necesitan para poder gobernar cómodamente?

Hay 650 diputados en la Cámara de los Comunes, de modo que la mayoría está en 326. Pero el Sinn Fein norirlandés acostumbra a no tomar posesión de sus escaños, de modo que, si obtienen cinco como en las elecciones pasadas, la mayoría parlamentaría se situaría en 323 escaños. Un número que, según las encuestas, ningún partido alcanzaría ni de lejos.

3. ¿Qué sucederá a partir del viernes si ningún partido obtiene una mayoría de escaños en la Cámara?

Si ningún partido obtiene más escaños que la suma de los que logra el resto de partidos, se produce lo que se llama un “Parlamento en desacuerdo” (hung Parliament). El primer ministro, David Cameron, y su Gobierno continuarán en sus cargos hasta el momento en que este decida presentar su dimisión a la reina. Al primer ministro le corresponde la prioridad a la hora de tratar de formar un Gobierno que cuente con el apoyo mayoritario de la Cámara de los Comunes. Cuando considere que lo tiene, debe llamar a la reina, comunicarle que cree que puede formar Gobierno, y pedirle que le invite en audiencia para ofrecerle convertirse en primer ministro. Si considera que no va a poder formar Gobierno, pedirá a la reina que llame a Ed Miliband.

4. Entonces, ¿podría gobernar un partido que obtenga menos escaños que su adversario?

Técnicamente, sí. El Manual del Gobierno, algo así como la guía de la legislación constitucional británica, no dice en ninguna de sus 107 páginas que el partido con más escaños deba ser el que forme Gobierno. Lo hará el partido que tenga una mayoría de escaños, pero si ninguno la tiene –como parece que será el caso este jueves- , el Gobierno lo formará “quienquiera que sea más capaz de hacerse acreedor de la confianza de la Cámara de los Comunes”. El primer intento corresponde al primer ministro.

Sin embargo, habría que remontarse al Ejecutivo laborista de Ramsay Macdonald en 1924 para encontrar un caso de un Gobierno formado por un partido que no hubiera obtenido el mayor número de escaños. Y aquel Gobierno duró nueve meses. Los votantes, según una encuesta reciente de You Gov, son más partidarios de que gobierne el líder del partido con más escaños (48%) que el líder del grupo de partidos que pueda cosechar un apoyo mayoritario de la cámara (26%).

5. ¿Qué opciones de Gobierno hay cuando nadie ha ganado la mayoría de los escaños?

Una opción es un Gobierno de coalición, algo a lo que el país no estaba acostumbrado, pero que sido el caso desde 2010. Es cuando dos o más partidos, como han hecho los conservadores y los liberales-demócratas estos cinco años, unen sus fuerzas para gobernar como una unidad. El partido pequeño obtiene algunos cargos ministeriales y se redacta un programa conjunto. Para negociar, los partidos pequeños establecen a lo largo de la campaña una serie de líneas rojas que el partido grande deberá respetar si quiere formar una coalición. Las opciones más probables de coalición son las de conservadores o laboristas con liberales-demócratas. Los laboristas han descartado una coalición formal con los nacionalistas escoceses del SNP, que sería la única opción que podría sumar, según las encuestas, una mayoría de escaños.

6. ¿Hay más opciones?

Sí. En el caso de que ninguno de los dos partidos logre alcanzar una coalición, puede optar por gobernar en minoría. Para derrocar un Gobierno en minoría no es suficiente con que la oposición sume más escaños que los del Gobierno: deben ser capaces de ofrecer una alternativa viable.

7. ¿Qué tipo de apoyos puede tener un Gobierno en minoría?

Se habla de “confianza y provisión” cuando un partido más pequeño decide apoyar al grande en las votaciones necesarias para mantenerlo en el poder. Es decir, el discurso de la reina, eventuales mociones de censura y presupuestos. Ed Miliband también ha descartado este tipo de entendimiento con los nacionalistas escoceses. También está el llamado apoyo “voto por voto”. Esto no implica un acuerdo como tal y da al partido pequeño la libertad de votar incluso contra presupuestos. Antes de la  legislación introducida por este Gobierno en 2011 para tratar de fortalecer los Ejecutivos de coalición, votar contra un presupuesto se interpretaba como una moción de censura. Pero ya no.

8. ¿Cuáles son las combinaciones posibles?

Oficialmente, conservadores y laboristas están convencidos de que, al contrario de lo que dicen las encuestas, podrán formar un Gobierno de mayoría. Pero ambos estarían dispuestos a gobernar en coalición con los liberales-demócratas. Estos han asegurado que podrían gobernar con cualquiera de los dos partidos, siempre que el trato no incluya un pacto con el SNP o con UKIP, y que negociarán primero con el que más escaños logre.

Los laboristas han descartado una coalición o un apoyo de “confianza y provisión” con el SNP y con Plaid Cymru. Ambos, escoceses y galeses, han descartado cualquier tipo de entendimiento con los tories. Lo mismo han expresado los Verdes. El norirlandés Partido Unionista Democrático (DUP) se ha mostrado dispuesto a trabajar con conservadores o laboristas, siempre que no se trate de un Gobierno “cautivo de un partido separatista”. Los antieuropeístas de UKIP han rechazado entrar en cualquier coalición de Gobierno pero podrían apoyar a los conservadores, si garantizan un referéndum sobre Europa.

9. ¿Cuánto pueden durar las negociaciones?

El 18 de mayo se reúne por primera vez el nuevo Parlamento. Para entonces el primer ministro debe tener claro que puede formar Gobierno o, de lo contrario, dimitir y pedir a la reina que llame a Ed Miliband. Antes de dimitir, por tanto, debe tener claro que Miliband puede formar Gobierno. Si no está claro, solo hay una manera de comprobarlo: el discurso de la reina. La fecha fijada para dicho discurso, que abre el curso parlamentario, es el 27 de mayo. Se trata de un texto con los principales puntos del programa legislativo, que redacta el Gobierno y pronuncia la reina desde su trono en la Cámara de los Lores. Los Comunes, entonces, deben debatirlo y votarlo.

Antes, perder la votación del discurso de la reina suponía que el primer ministro debía dimitir. Pero eso ha cambiado con la citada ley de 2011. Esta establece que la única moción de censura posible es una en la que la mitad más uno de los diputados vote el siguiente texto: “Esta cámara no tiene confianza en el Gobierno de su majestad”.

10. ¿Pueden, entonces, repetirse las elecciones?

Sí. Según la misma ley de 2011, si prospera una moción de censura, se convocarán elecciones en un plazo de 14 días salvo que un nuevo Gobierno pueda conseguir la confianza de la Cámara antes.

07/05/15