Logo con las siglas del Partido Socialista Obrero Español.
Cuadrado rojo con letras PSOE en blanco. Símbolo del partido. Cuadrado rojo con un puño y una rosa en blanco.

.

Y saldremos JUNTAS, EMPODERADAS Y CONTUNDENTES.

Reflexiones de Yolanda Vegas Javier, Secretaria de Igualdad del PSOE de Extremadura y concejala del Ayuntamiento de Moraleja, en relación a la violencia ejercida contra las mujeres, que arroja cifras escalofriantes en cuanto al número de asesinatos y en cuanto a la propia crueldad de estos asesinatos. Estamos en un punto de inflexión, donde ya no caben las medias tintas, donde se nos exige una palabra y una acción CONTUNDENTE.

 

Hace unos meses me incorporé a la Secretaría de Igualdad del PSOE de Extremadura cargada de ilusiones… Pero bien dicen, poco dura la alegría en casa del pobre. Muy poquito después, mi primera presencia pública fue en el minuto de silencio convocado por el asesinato de SOFIA MATOS, nuestra compañera de Arroyo de la Luz.

Mi primer trabajo fue en un Centro de Emergencias para mujeres en situación de violencia de género. A partir de ahí, mujeres con drogodependencias, mujeres con diversidad funcional, mujeres mayores, en situación de desempleo… un trabajo realizado, en el que mi empeño parte siempre de un único concepto, Empoderamiento.

Las mujeres tenemos un millón de situaciones problemas cargados a nuestra espalda, los que nos vienen por el mero hecho de ser personas y los que nos cuelgan por el hecho de ser mujeres.

Y ante todas estas situaciones problemas, siempre hemos puesto de manifiesto, un millón de capacidades y habilidades para hacer frente a esas situaciones. NUNCA nos hemos echado para atrás.

Mis raíces feministas, de una congregación religiosa y de mis vecinas, mujeres de a pie, la mayoría aprendiendo a leer y a escribir en ese momento. Otro derecho negado, a lo largo de la historia. JUNTAS estudiamos lo que era el feminismo, cuestionamos nuestro sistema de valores y aprendimos, o mejor dicho, desaprendimos… Y de verdad, no es tan difícil…

El Partido Socialista puso en la agenda política y legislativa la ley de violencia de género, aprobada el 28 de diciembre de 2004, y aquí en Extremadura, también pusimos en la agenda política y legislativa la ley de igualdad y contra la violencia de género de Extremadura, aprobada el 23 de marzo de 2011.

Y el Partido socialista, ha vuelto a poner en la agenda política su compromiso con la erradicación de esta lacra. Hemos llevado al Senado y al Congreso un Pacto de Estado contra la Violencia de Género, y hemos conseguido que salga adelante. 200 medidas que se extienden hasta nuestros municipios,

No, no son todas las medidas que pusimos sobre la mesa, Denunciamos en Julio y volvemos a denunciar ahora, que el Pacto es un pacto de mínimos, que resulta insuficiente para garantizar la vida de las mujeres y de sus hijos e hijas, denunciamos la falta de dotación presupuestaria, y denunciamos el incumplimiento de los plazos de dicho pacto.

Pero hemos conseguido un pacto, aunque sea de mínimos, y nos toca seguir luchando y trabajando para que el pacto sea acompañado de una memoria económica que garantice su efectividad, que no se quede en una mera declaración de buenas intenciones.

Y en esta lucha, el pasado miércoles hemos asistido a una de las tantas situaciones insólitas a la que la vida política nos tiene acostumbrados. El grupo parlamentario de PODEMOS se abstiene en la votación del pacto en el Congreso. Vota a favor en el Senado y se abstiene en el Congreso.

No, lo siento pero NO! No caben las medias tintas, no cabe el ahora sí, pero después me lo pienso…

El más reciente panorama actual, arroja cifras escalofriantes sobre los asesinatos de mujeres y agresiones IMPUNES de las mismas. Cifras escalofriantes en cuanto al número de asesinatos y en cuanto a la propia crueldad de estos asesinatos. El machismo sigue reaccionando… Estamos en un punto de inflexión, donde ya no caben las medias tintas, donde se  nos exige una palabra y una acción CONTUNDENTE.

Asistimos, a diario, a una redacción de los asesinatos, por parte de los Medios de comunicación, en las que, las sospechosas de nuevo, volvemos a ser nosotras, las mujeres.

Os invito a hacer un repaso por la hemeroteca periodística en los últimos años. Asesinos con testigos y donde ellos mismos reconocen sus barbaries definidos como “presuntos”,  mujeres violadas que son desacreditadas “porque no opusieron resistencia” (esto te deja más perpleja aún, cuando la violación la sufre una niña de 5 años), cuestionadas, porque hacen frente a la situación intentando mantener una vida “aparente” normal.

Como decía antes, NO, no caben las medias tintas por parte de nadie, menos aún parte de los políticos.

Hoy más que nunca necesitamos una palabra y una acción CONTUNDENTE.

Así nos lo reclaman

Y algunos todavía nos llaman histéricas, compañeras…

Así nos los reclaman las 49 mujeres asesinadas y los 8 menores asesinados, en lo que llevamos de año.

Así nos lo demandan TODAS las mujeres, que sufren y conviven con la violencia de género, en cualquiera de sus manifestaciones.

Estamos cansadas, de campañas, minutos de silencios, gestos y acciones de denuncia que no dejan de ser más que actos simbólicos, expresión de nuestra impotencia, nuestra rabia y nuestro dolor y desolación.

Estamos cansadas de asistir a tanta actualización de cifras de mujeres asesinadas, que no nos dan ni un minuto de respiro.

Y estamos AGOTADAS de tener que estar continuamente dando explicaciones de la necesidad de una aplicación, vuelve a decir, CONDUNTENDE, de las leyes y políticas en materia de igualdad y de violencia de género.

Agotadas de tener que justificar, cada una de nuestras decisiones, porque todas nuestras decisiones vienen mal.

Si trabajamos, porque dejamos de parir y ponemos en riesgo el índice de natalidad; si parimos, porque nos “ausentamos” de los puestos de trabajo, y digo ausentamos entre comillas; a ver, que nos vamos a seguir cuidando, no nos vamos de vacaciones y al regreso al trabajo nos encontramos, la mayoría de las veces, una agenda con la acumulación de tareas de cuatro meses, que nadie se preocupado de asumir…

Y así nos pasamos la vida las mujeres, dando explicaciones a quienes no quieren y se niegan a escucharlas y a escucharnos.

Retomo aquí las palabras de mis compañeras feministas, de diferentes ámbitos, desde partidos políticos a grupos religiosos (donde también hay feministas), a movimientos asociativos y colectivos, SOMOS MÁS DE LA MITAD DE LA POBLACIÓN.

Y retomo aquí, las palabras de mi compañera Blanca Martín Delgado, Presidenta de la Asamblea de Extremadura, SIN IGUALDAD NO HAY DEMOCRACIA.

Y esta mitad de la población no va a permanecer impasible ante tanta violencia perpetrada contra ellas. Vamos a hablar y vamos a actuar. Y si tenemos que salir a la calle, saldremos.

Y saldremos JUNTAS, EMPODERADAS Y CONTUNDENTES.

JUNTAS, por encima de nuestras diferencias y de nuestras ideologías,

EMPODERADAS, por nuestra propia sabiduría, conocimiento y capacidades

 y CONTUNDENTES en nuestras reivindicaciones.

Somos la mitad de la población, CIUDADANAS DE DERECHO, que reivindicamos justicia y dignidad, que reivindicamos nuestro derecho a ser libres y felices, SI, también felices, y que reivindicamos, en este momento, algo tan básico como el derecho a la VIDA.

Acabo esta intervención recordando tres documentos básicos, no forman parte de ninguna ley de igualdad ni de violencia de género, así que a nadie le podrá salir urticaria, ni podrá sentirse ofendido.

Artículo 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Artículo 2 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

            Toda persona tiene derecho a la vida.

Artículo 15 de la Constitución española establece que:

Todos tenemos derecho a la vida, y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso puedan ser sometidos a tortura, ni a penas o tratos inhumanos o degradantes.

Ni una sola mención al género. No es cuestión de género.

Lo que sí son cuestión de género son los asesinatos por violencia de género, las torturas, maltratos, violaciones, acoso y desacreditaciones que sufren las mujeres.

Lo que sí es cuestión de género es la negación de este derecho FUNDAMENTAL, el derecho a la vida, de forma sistemática, como decía antes, a más de la mitad de la población, las mujeres.

 

 

 

 

23/11/17
     

Recursos relacionados

Imágenes