Logo con las siglas del Partido Socialista Obrero Español.
Cuadrado rojo con letras PSOE en blanco. Símbolo del partido. Cuadrado rojo con un puño y una rosa en blanco.

.

La Micropolítica

Relexiones desde la política para reivindicar aquella que ejercen miles de alcaldes/as y concejales/as en pequeñas localidades, la mayoría de las veces sin recibir ningún emolumento a cambio, siendo su única aspiración la de mejorar la vida de sus convecinos y convecinas.

En los tiempos que corren no es fácil hacer una defensa de la política y de los políticos, opinión de otra manera plenamente fundamentada en los innumerables casos de corrupción que casi a diario aparecen de forma viral en los medios de comunicación. La sociedad está harta de tanta desfachatez y de tanta indecencia en la manera de actuar de algunos servidores públicos, observando la vida pública como la futilidad más absoluta.

Sin embargo desde este humilde balcón reivindicamos el ejercicio de la política como la herramienta fundamental para cambiar la vida de la ciudadanía a través de consenso para llegar a pactos; discrepancia respetuosa; discusión cabal; libertad de expresión; generosidad y flexibilidad en la administración y gestión de los debates por parte de quienes ostentan el poder; respeto al adversario político mal llamado enemigo; tender la mano en cuestiones de interés general; claridad en los asuntos públicos. . . en definitiva siempre se debe velar por el bien común, el bien del todo.

Cualquier sistema democrático necesita la política y a los políticos, pero también precisa un gobierno y una oposición digna que fiscalice al primero, pero no a cualquier precio. Se requiere una oposición constructiva  donde los medios a utilizar no pueden estar viciados. No da lo mismo, el tipo de medio que se utiliza en política, para llegar al fin, el fin no justifica los medios. Ya que si los métodos para llegar al objetivo, son intrínsecamente nocivos, pues bien, el objetivo por más bueno que sea, se encontrará viciado. Igualmente, la oposición electa, debe tener una trayectoria recta, dentro de la política. Debe estar formada por personas a las cuales se les pueda imitar por el resto de la colectividad. Deben ser una muestra de integridad y de ética frente a la ciudadanía y nunca emplear un uso torticero para debilitar al oponente con falacias y embustes.

Desde esta modesta reflexión reivindicamos la “micropolítica”, aquella que ejercen miles de alcaldes/as y concejales/as en pequeñas localidades, la mayoría de las veces sin recibir ningún emolumento a cambio, siendo su única aspiración la de mejorar la vida de sus convecinos/as. Por eso, abogamos y respaldamos la decencia, honestidad y abnegación de estos “micropolíticos/as” que son los verdaderos capilares que abastecen de sangre oxigenada al sistema “circulatorio-democrático” español.

04/06/17 - -